Buscar
  • Luciano Villalba

Informe: Basurales a Cielo Abierto en Tandil

La Mesa GIRSU realizó un trabajo de investigación para dar visibilidad a un problema que denunciamos desde hace años: el uso de cavas para depositar cualquier tipo de residuos a través de los contenedores privados. Un Municipio cómplice de una práctica ilegal y de alto impacto ambiental, pero que le permite ahorrar espacio en el relleno sanitario y reducir los costos de la gestión de residuos, a costa del bien común y del futuro de los tandilenses.



En nuestro artículo de Blog “Cavas + Contenedores = Basurales a Cielo Abierto”, desde la Mesa GIRSU ya explicamos un mecanismo que es vox populi en Tandil: los contenedores privados descargan su contenido, que incluye todo tipo de residuos, en cavas de la ciudad.


En este informe profundizamos en este problema y aportamos imágenes esclarecedoras de la magnitud que tiene.


El Basural a Cielo Abierto clausurado en 2017

Esta es una historia que se repite. Las imágenes que obtuvimos el pasado 31 de marzo del 2021 podríamos haberlas obtenido en septiembre de 2017, también sobre la Ruta 30, pero a escasos metros de la rotonda de la Ruta 226.


En aquella oportunidad, la denuncia de la existencia de un Basural a Cielo Abierto de grandes proporciones por parte de Rogelio Iparraguirre, miembro de la Mesa GIRSU, provocó su clausura inmediata y una reacción oficial un poco llamativa: por un lado, se tapó todo con tierra negra y el mismísimo Municipio salió a difundir imágenes del nuevo estado del predio, a través de su director general de Inspección y Habilitaciones; por otro lado, el Municipio se corrió del conflicto y dijo que el responsable de todo era el privado.

El basural que fue clausurado en septiembre de 2017. A la izquierda, el estado al momento de la denuncia; a la derecha, el estado que difundió el Municipio 2 días después.


Sin embargo, hay que tener en cuenta que el Municipio sabía en aquel momento y desde hacía años de la existencia de una cava de grandes dimensiones que estaba recibiendo todo tipo de residuos. Eso figura en el expediente que el mismo Municipio había iniciado en 2014 por una denuncia de ese predio de casi 10.000 m2.

El Municipio sabía en aquel momento que existía una cava de grandes dimensiones que estaba recibiendo todo tipo de residuos

Evolución del Basural clausurado en 2017, desde 2013 hasta el día de hoy. En solo 2 días, se tapó toda esa basura con tierra y se continuó como si nada hubiera pasado


El gráfico siguiente muestra cómo el mes de la clausura ocurrió un pico en las toneladas de residuos que ingresan al relleno sanitario a través de los contenedores de residuos. El promedio mensual de toneladas ingresadas a través de contenedores era de 180 ton/mes. Cuando se clausuró ese basural y los contenedores que iban allí a descargar tuvieron que ir al relleno sanitario, las toneladas que llegaron fueron 665.43 ton/mes.

Evolución de las toneladas que ingresan al relleno sanitario mediante contenedores. En rojo, el pico que provocó la clausura del basural de 2017


Qué sucedió luego

Como dijimos, el Municipio de Tandil solo se preocupó de que a la vista el predio quede presentable y que se avance con la apertura de calles, para que en 2019 pueda levantarse un galpón hoy ocupado por la firma Andreani.


Sin embargo y como era de esperarse, después de aquella clausura y no sin relación con esta, comenzó a formarse un nuevo Basural a Cielo Abierto.


En septiembre de 2018, vecinos de un predio cercano a la Ruta 30, entre La Porteña y Cerro Leones, denunciaron públicamente la formación de un enorme Basural a Cielo Abierto. Señalaron que “el basural está desde hace meses, pero en el último tiempo ha crecido de manera exponencial”.

Un año después de aquella clausura y no sin relación con esta, comenzó a formarse un nuevo Basural a Cielo Abierto

A su vez, hicieron sentir sus legítimas preocupaciones: “Están contaminando todo, las napas de agua y el aire cuando prenden fuego y es un humo que no te deja respirar. Además, nos estamos llenando de ratas”.


En este caso, se trata de un predio de 20.000 m2, que fue creciendo rápidamente, como denunciaron lxs vecinxs. Evidentemente, se había cerrado un Basural a Cielo Abierto y automáticamente se abrió otro.

El nuevo Basural a Cielo Abierto, denunciado en 2018 por vecinos, permitido por el Municipio y hoy filmado por la Mesa GIRSU


“Están contaminando todo, las napas de agua y el aire cuando prenden fuego y es un humo que no te deja respirar. Además, nos estamos llenando de ratas”, denunciaron los vecinos

La respuesta del Municipio fue declarar que “si se rellenan cavas con residuos, se está incumpliendo la ordenanza”. Pero, evidentemente, incumplir ordenanzas no tiene ninguna consecuencia en Tandil y al Municipio le importan poco los impactos a corto, mediano y largo plazo de este tipo de prácticas ilegales. O quizás haya que tener en cuenta que estas son prácticas que benefician al ejecutivo local: reducen los gastos de la gestión al tener que recolectar menos toneladas de residuos mientras estiran el actual relleno sanitario que, si hubiera recibido todo ese volumen, ya habría llegado al final de su vida útil.


Quizás el Municipio hace la vista gorda porque con estas prácticas reduce el costo de la recolección y estira la vida útil del relleno sanitario que, si hubiese recibido todas esas toneladas, ya debería estar cerrado

Lxs integrantes de la Mesa GIRSU, por el contrario, estamos muy preocupados por este mecanismo mediante el cual son miles de toneladas anuales de residuos que se disponen de manera insegura, transformándose en un peligro para el ambiente y para la salud.


Por eso, decidimos hacer públicas estas imágenes, que muestran qué tipo de residuos se están disponiendo en esta enorme cava que, si bien es la más grande que encontramos (y que cualquiera puede encontrar usando Google Maps o Google Earth), no es la única que se rellena con residuos en la actualidad.




Como las imágenes lo muestran claramente, allí se dispone lo mismo que vemos en los contenedores diariamente en la calle (residuos electrónicos, voluminosos y desechos de construcción y demolición, reciclables, etc.) y muchas cosas más: residuos industriales, bidones de agroquímicos, y un etc. que puede incluir cualquier cosa. Obviamente, el inventario completo nunca lo tendremos.


Qué hacer

Estamos convencidos de que no puede volver a pasar que se tape todo con tierra y que se haga como si esto nunca hubiese existido.


En 2018, luego de la denuncia del Basural a Cielo Abierto de 2017, presentamos un Proyecto de Ordenanza para que haya una trazabilidad del destino de los contenedores privados. Se trataba de una medida de urgencia para darle un destino seguro a aquellos residuos que no eran inertes.

Estamos convencidos de que no puede volver a pasar que se tape todo con tierra y que se haga como si esto nunca hubiese existido

Sin embargo, este problema involucra a múltiples actores (usuarios y empresas de contenedores, ejecutivo local, Dirección de Ambiente, Dirección de Servicios, USICOM, Cooperativa de Recuperadores Urbanos, Consorcio del Parque Industrial, UNICEN, etc.) y debe analizarse en profundidad.


Esta solución puede incluir campañas de información, una recolección bisemanal o mensual de residuos voluminosos, campañas de recolección de RAEE, controles de diverso tipo (sistema de trazabilidad, controles satelitales, etc.), así como medidas que a nosotros no se nos ocurren pero quizás a otros actores sí.


Pero, sobre todo y antes que nada, se requiere la voluntad política para dejar de hacer la vista gorda y de ningunear a quienes dedicamos tiempo y esfuerzo a un tema que está directamente relacionado con la calidad de vida de las y los tandilenses, actuales y futuros.



Para más información

90 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Suscribite a nuestra Newsletter

  • White Facebook Icon

© 2023 by Luciano Villalba. Creado con Wix.com

  • White Facebook Icon