Buscar
  • GIRSU Blog

La gestión integral de los RSU en Tandil, materia pendiente

Respuesta de la Mesa GIRSU a las declaraciones del Director de Ambiente


Un reciente artículo periodístico puso la gestión de los RSU de Tandil, una vez más, en el ojo de la tormenta. La respuesta que dio el Municipio, a través de su Director de Ambiente, no hizo más que avivar el debate.


Repasemos. En la primera nota, Guillermo Liggerini, periodista y Jefe de Redacción de El Eco de Tandil, pone el foco en el convenio que firmaron en 2015 USICOM y el Municipio, cuando la empresa se hizo cargo del relleno sanitario. Sin embargo, ya en junio del 2014 habían firmado la carta de intención para el estudio de factibilidad de una planta de separación en destino de los residuos que incluya la compactación del rechazo.


El periodista subraya la falta de transparencia en el traspaso de la conducción de la gestión del relleno, cuando se anunció que USICOM se haría cargo pero finalmente se creó una Unión Transitoria de Empresas entre USICOM y Clear S.A, la cual se disolvió repentinamente cuando se conocieron los ocultamientos a los concejales tandilenses de las adendas del convenio. Su artículo también hace hincapié en la inacción del municipio desde ese entonces hasta ahora, ya que no se avanzó en nada de lo que se había planificado y no está para nada claro hacia dónde va el Municipio con este tema tan importante para la calidad de vida de los tandilenses.


También afirma, no sin razón, que lo que mejor ha hecho el municipio es aplaudir desde la tribuna los esfuerzos de las organizaciones o colectivos que ponen el cuerpo para intentar mejorar la delicada situación local en la materia, llegando incluso a apropiarse de esos esfuerzos al llamar, por ejemplo, “Punto Limpio autogestionado” a una iniciativa del Barrio de Graduados a la que al Municipio le costó mucho adherir.


El Jefe de Redacción de El Eco de Tandil señala la inacción del Municipio de Tandil respecto a la Gestión de los RSU de la ciudad


Por su parte, Héctor Creparula, el Director de Ambiente municipal, señala que “dentro del desarrollo de estudios” que realizó el Municipio, no vieron “un éxito en cuanto a una recolección diferenciada de separación de residuos en origen”. Vale preguntarse a qué estudios se refiere.


Luego, afirma que el problema es que la gente pierde el interés y se confunde en cómo tiene que sacar los residuos y que, de todas maneras, la separación en orgánico e inorgánico “no suma demasiado” porque se necesita sí o sí una clasificación antes del tratamiento.


Creparula termina su ¿análisis? con una frase que resume el no-hacer del municipio: “se reciben propuestas de múltiples acciones que no están desarrolladas en lugares donde uno pueda estudiar para medir el impacto. Todo está en evaluación constante, no hay una metodología exacta, por ahora apuntamos a la cuestión mixta”. Vale preguntarse, ¿Gestionar es “recibir propuestas”?


Las declaraciones del Director de Ambiente generaron rechazo en redes sociales y respuestas desde diversos sectores


Este ida y vuelta mediático amerita que hagamos una recapitulación del estado en que se encuentra la gestión de los RSU en Tandil. También, que nos hagamos algunas preguntas.


I. La situación del relleno sanitario es muy preocupante

Primero, porque al no haber existido una política seria de separación de residuos, al relleno han ido a parar residuos que son considerados peligrosos. Hay que considerar que el programa de separación de pilas comenzó recién en 2013 y el de RAEE -muy de a poquito- en 2011, mientras que el relleno comenzó en 1998. De paso, ¿alguien evalúa cómo están funcionando estos programas? No.


Una visita al relleno sanitario de Tandil, un día cualquiera, permite encontrar restos de RAEE


En segunda instancia, la situación del relleno es preocupante porque al mismo le queda muy poca vida útil (menos de dos años). Una simple mirada desde Google Maps (que hoy muestra una imagen que tiene ya más de un año) permite corroborar esto. ¿Cuánto tiempo llevará encontrar un lugar adecuado para un nuevo relleno?


Tercero, porque la planta de tratamiento de lixiviados (los líquidos que percolan de los residuos) no funciona desde hace años y no sabemos ni siquiera si alguna vez funcionó correctamente. La solución que adoptó Clear S.A. y continuó USICOM, fue la de regar los líquidos nuevamente sobre el relleno, recirculándolos. ¿Había sido el relleno diseñado para esto? Pareciera que no, porque la cantidad de líquido se ha vuelto inmanejable y la empresa comenzó en 2019 los trámites para obtener un permiso de vuelco al canal colindante que se une con el Langueyú. ¿si la planta de tratamiento de los líquidos no funciona, es razonable solicitar el pedido de vuelco? Pareciera que no.


Por otro lado, vale remarcar que en el pedido de informe que hicimos en 2019 al Municipio, nos ocultaron los resultados de los análisis de los pozos de monitoreo del agua subterránea correspondientes a la parte vieja del relleno. ¿Está esto relacionado con la decisión de Clear S.A. de no continuar con la concesión? ¿Se hizo una evaluación seria del estado en que se encontraba el relleno sanitario cuando pasó de manos privadas a una empresa que, en parte, es de todos los tandilenses?


II. Los residuos de contenedores que van a basurales a cielo abierto

Hay que reconocer que no todos los residuos van al relleno sanitario. Una parte, como ya fue analizado en el Blog de la Mesa GIRSU, va a parar a basurales a cielo abierto por medio de los contenedores privados. Por eso presentamos desde la Mesa GIRSU, hace más de un año, un proyecto de ordenanza para darle trazabilidad a estos contenedores. Lamentablemente, el mismo no tuvo respaldo en el Municipio. ¿Tendrá esto que ver con la poca vida útil que le queda al relleno?


III. El funcionamiento de los Puntos Limpios

Este es otro aspecto que vale la pena analizar en detalle. En una nota del Blog de la Mesa GIRSU (https://www.mesagirsu.org/post/medir-para-gestionar), ya se abordó el tema de las estadísticas municipales al respecto, las cuales están groseramente infladas. Partimos entonces de la base de que no existen indicadores concretos para medir el impacto de esta estrategia. En esa misma nota de Blog también se muestra que son los cartoneros los verdaderos actores de la recuperación de reciclables en Tandil. Sin embargo, el Municipio ignora sistemáticamente su trabajo.


La falta de una política ambiental en Tandil encuentra en la gestión de los RSU una de sus aristas más agudas


Por otro lado, los Puntos Limpios, como afirma Creparula, están focalizados en algunos de los materiales que se generan como residuos en los hogares de Tandil. Creparula admite que en los 50.000 hogares de Tandil se genera menos de la mitad de los RSU que llegan al relleno, y que el resto lo generan 6.000 grandes generadores, poniendo en duda la conveniencia de la estrategia municipal. Dice que “hay que estudiar” donde deben focalizarse los “esfuerzos del Estado”. Sin embargo, el proyecto de ordenanza de la Mesa GIRSU, que propone regular a los grandes generadores de residuos y que fue presentado por Banca XXI en mayo del 2018, duerme en alguno de los cajones de los funcionarios municipales.


La falta de una política ambiental en Tandil encuentra en la gestión de los RSU una de sus aristas más agudas. Desde la Mesa GIRSU, estamos preocupados por este tema, pero también por muchos otros que deberían abordarse al mismo tiempo, como el tratamiento de los líquidos cloacales. Necesitamos pensar a largo plazo, necesitamos políticas proactivas basadas en la inclusión y la participación, pero coordinadas desde el Estado. Para eso trabajamos desde nuestro espacio.

61 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo