Unidad 5

Transdisciplina: experiencias y aprendizajes

 

5.1 Presentación de la Unidad

 

5.2 La transdisciplina y la co-producción para la transformación

Algunos autores definen la transdisciplina como un medio para tender un puente entre nuestra forma de pensar occidental y formas más holísticas de conocimiento que no separan el pensamiento científico y el espiritual (Nicolescu 2010). En el campo del desarrollo sostenible o de la sostenibilidad, algunos autores sugirieron esta definición: 

La transdisciplinariedad es un enfoque de investigación reflexiva que aborda los problemas de la sociedad mediante la colaboración interdisciplinaria, así como la colaboración entre los investigadores y actores extra científicos; su objetivo es permitir procesos de aprendizaje mutuo entre la ciencia y la sociedad; la integración es el principal desafío cognitivo del proceso de investigación". (Jahn et al., 2012)

Aunque esta definición, al ser breve, sirve para describir la idea general de la investigación transdisciplinaria (ITD), deja de lado otras características clave de la misma. Dos de esas características que se consideran claves para nuestra comprensión de la ITD son: los resultados de la ITD y el proceso de diseño de la ITD.


Para ser considerado como ITD, según Mitchel y sus colegas (2015), un proyecto debe lograr tres tipos de resultados:

  • Debe haber una mejora en la situación del problema social;

  • Deben producirse y difundirse dispositivos que contribuyan a las "reservas y flujos de conocimiento" sobre el problema social;

  • Debe haber un aprendizaje mutuo y transformador tanto para los investigadores como para los profesionales sobre el problema social.

 

Para ser ITD, según Pohl y sus colegas (2017), el proceso de producción de conocimientos que conduce a estos resultados tiene que estar diseñado de tal manera que pueda:

  • Captar la complejidad del problema en cuestión;

  • Tener en cuenta las diversas percepciones de los actores del terreno y de los investigadores;

  • Vincular el conocimiento abstracto y el conocimiento específico del caso;

  • Desarrollar conocimientos descriptivos, normativos y transformadores para el desarrollo sostenible.

La colaboración de las diferentes disciplinas académicas y otros actores sociales es una herramienta que debe utilizarse de manera inteligente para lograr estos objetivos y resultados. Un punto clave al momento de definir los actores que deben participar de un proyecto de este tipo es si los interesados y las esferas de especialización (disciplinas) pertinentes para abordar el problema en cuestión, están presentes en el proyecto.


Nos gustaría que reflexionara sobre las siguientes preguntas:

¿Cómo definirías la ITD? ¿Qué definición se acerca más a tu definición? ¿Qué definición (incluida la tuya) te resulta útil para pensar en el tema de este curso, es decir, el reciclaje en manos cartoneras?

5.2.1 Tres tipos de conocimientos 

Si producimos conocimientos en un entorno transdisciplinario, estos conocimientos deberían ayudar a resolver, mitigar o prevenir los desafíos de la sociedad. Esto significa que no sólo producimos conocimientos para comprender el problema sino también para ayudar a abordarlo. El proceso transdisciplinario reúne a muchos interesados: investigadores de diferentes disciplinas, agentes de la sociedad civil, el sector privado y el público. Analizan conjuntamente los problemas y debaten sobre lo que podría ser un futuro más deseable. Cooperan en estrategias y medidas que apoyan los cambios necesarios. En resumen, la investigación transdisciplinaria vincula la solución de los problemas de la sociedad con la producción de conocimientos científicos en un proceso de coproducción de conocimientos. 

En la visión de la investigación transdisiplinaria para la sostenibilidad de los investigadores suizos (Binder et al., 2015; Pohl y Hirsch Hadorn, 2007), es posible identificar tres tipos de conocimiento que las preguntas de la investigación deben abordar
 

  • Conocimiento sobre lo que es (conocimiento de sistemas). Está relacionado con las preguntas sobre la génesis y el posible desarrollo de un problema y sus interpretaciones en el mundo de la vida. Proporciona información sobre las estructuras, procesos y problemas del sistema.

  • Conocimiento sobre lo que debería ser (conocimiento del objetivo deseado). Está relacionado con preguntas sobre la determinación y explicación de la necesidad de cambio, cuáles son los objetivos deseados y las mejores prácticas. Tiene un componente normativo.

  • Conocimiento sobre cómo venimos de donde estamos a donde deberíamos estar (conocimiento de la transformación). Este conocimiento se relaciona con "cuestiones sobre los medios técnicos, sociales, jurídicos, culturales y otros medios posibles de actuación que tienen por objeto transformar las prácticas existentes e introducir las deseadas" (Pohl y Hirsch Hadorn, 2007).

En el siguiente video vas a encontrar la clase en vivo del 04/09/2020 en la cual profundizamos en las 3 fases de un proyecto transdisciplinario y vemos algunas de las herramientas utilizadas en la formulación de los mismos.

5.3 Consignas del trabajo final

OBJETIVO: Que puedas aplicar los contenidos que vimos en esta Unidad y en el resto del curso, para planificar un proyecto transdisciplinario de reciclaje inclusivo o de economía circular desde abajo desde la institución u organización (formal u informal) en la que te desempeñás. Adicionalmente, que puedas obtener un certificado de aprobación del curso.

FORMATO: El proyecto deberá ser presentado en un archivo WORD. En el mismo deberá especificarse, como mínimo: 

  • Objetivos

  • Justificación (cuál es la motivación de llevar adelante el proyecto y por qué es un proyecto transdisiplinario >> ver características de la ITD más arriba)

  • Equipo de trabajo (ver características de la ITD más arriba)

  • Desarrollo (descripción de las fases del proyecto, tal como se las planifica; ¿qué tipo de conocimiento buscar generar?)

  • Actores involucrados + mapa de actores

  • Resultados esperados

PLAZO: El plazo de entrega del proyecto es el 15 de octubre del 2020.

DEVOLUCIÓN y PRESENTACIÓN DE TRABAJOS: Fecha a convenir, a fines de octubre o principios de noviembre.

5.4 Experiencias y aprendizajes: Promotoras Ambientales en Tandil

El Programa de Promotoras Ambientales del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) surgió como idea en el año 2011 y comenzó a funcionar en CABA desde el año 2013. A modo de presentación del programa, les compartimos el video del Programa de Promotoras Ambientales de la Cooperativa de Trabajo Anuillan, de CABA.

En la Cooperativa Anuillan es donde nace el Programa de Promotoras Ambientales, el cual luego fue y es replicado en otras cooperativas cartoneras del país. Este programa se articula como el desarrollo de una mirada integral a la problemática del trabajo cartonero desde una perspectiva de género con un doble propósito. En principio, colaborar en la profundización de las conquistas laborales de los recuperadores y las recuperadoras de residuos, pero en este caso aplicando una perspectiva de género. Por otro lado, colaborar con la educación ambiental.

Uno de los principales logros del Programa es que ha sido reconocido como parte del servicio público que prestan numerosas cooperativas cartoneras en el país a los municipios. Es decir, que en algunos puntos del país (principalmente en CABA) se ha logrado que el trabajo se reconozca de manera formal con los derechos laborales que corresponden. Esto implica que muchas compañeras cartoneras hoy en día puedan tener al programa como una alternativa laboral. 

Por otro lado, la implementación de dicho programa permite, como lo han demostrado las experiencias desarrolladas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, aumentar de forma considerable la adherencia de los vecinos a los sistemas de recolección diferenciada puerta a puerta. Esto se debe a que el establecimiento de vínculos personales brinda un mayor nivel de información y participación ciudadana frente a lo conseguido por campañas publicitarias. Además, estos vínculos continúan en la educación ambiental más allá de la primera visita.

La implementación del programa plantea diferentes desafíos. Para poder entender estos desafíos y dificultades es necesario primero entender a la sujeta cartonera. Muchas de ellas, han trabajado desde muy pequeñas en basurales,  rellenos sanitarios o en la calle realizando trabajos pesados y por largas jornadas juntando materiales reciclables. Este trabajo en general ha sido desarrollado de manera informal, con mucha precariedad y dando lugar solo a economías de subsistencia. Esto ha hecho que las cartoneras, y también los cartoneros, en su gran mayoría no hayan terminado la escuela primaria. Por otro lado, son las compañeras las que generalmente se hacen cargo de las tareas de cuidado y del hogar. Y además, debido a que el trabajo informal con la basura históricamente no ha sido reconocido ni por el estado ni por la sociedad, hace que muchas veces ellas mismas no se auto reconozcan como trabajadoras. 

Pero es necesario que las cartoneras que se sumen al programa tengan en primer lugar acceso a la lecto-escritura debido a la necesidad de llenar planillas con información que se les solicita a lxs vecinxs. Entonces suele pasar, que antes de sumarse al programa, algunas cartoneras deban retomar la escuela primaria. Y otra de las grandes dificultades del programa, es a la hora de que las cartoneras se animen a expresarse, a hablar con lxs vecinxs. Para muchas, es muy incómodo y difícil el hecho de exponerse ante un otrx que escucha. 

Por eso, desde el programa se hace tan necesaria la formación. Esta formación se implementa antes de la implementación del programa, y se abordan  desde temáticas ambientales, gremiales y de género hasta clases de teatro que permitan y animen a las cartoneras a expresarse. Las formaciones suelen llevarse adelante por otras cartoneras ya formadas y por talleristas que trabajan temas específicos (como por ejemplo profesores de teatro).

Pero el mayor desafío con el que se encuentra el programa y el mayor limitante, es que los estados municipales lo reconozcan y lo implementen dentro de las políticas ambientales de las ciudades y destinen fondos para ello, otorgando salarios dignos para las promotoras ambientales como todos los derechos laborales que corresponden. También es imprescindible que los municipios reconozcan a las cartoneras como actores fundamentales  para realizar la tarea de promoción ambiental. Muchas veces sucede que algunos municipios implementan programas de educación ambiental, pero no involucra en ellos a las promotoras ambientales. Sin embargo, la lucha por el reconocimiento del trabajo de los cartoneros y cartoneras continuará hasta que se conquiste hasta el último de los derechos.

5.4.1 Promotoras Ambientales en Tandil

Desde que comenzó a organizarse la Cooperativa de Recuperadores Urbanos en Tandil, se pensó en la necesidad de un cuerpo de Promotoras Ambientales. Hace aproximadamente dos años, se comenzó con la formación de un grupo de cartoneras para que conformarán el equipo de promotoras ambientales. 

El trabajo de las promotoras desde entonces consta de lo siguiente:

  • Realizar visitas domiciliarias a los vecinos de Tandil en calidad de educadoras ambientales; promoviendo la reducción, reutilización y separación  en origen de residuos sólidos, con una perspectiva que favorezca el trabajo cartonero y de la Cooperativa. 

  • Realizar relevamientos y encuestas a los vecinos de Tandil sobre Gestión de RSU, como el registro de sus necesidades y sugerencias.

  • Participar en distintos eventos de la ciudad y realizar visitas a escuelas e instituciones cumpliendo tareas de promoción ambiental. 

  • Llevar adelante en diferentes barrios de la ciudad el programa “Puntos Azules en los Barrios”.

 

En la ciudad de Tandil, como en muchas otras ciudades del país, aún no es reconocido por el estado el trabajo cartonero ni el de las promotoras ambientales. Hoy en día, gracias al Salario Social Complementario, se puede dedicar una cierta cantidad de horas semanales al trabajo de promoción ambiental. Sin embargo, hasta que no haya reconocimiento estatal, y el cuerpo de promotoras ambientales no tenga salarios fijos por esta tarea, el alcance del programa se encuentra muy limitado a una escasa cantidad de horas.

 

El proyecto de Puntos Azules

Los Puntos Azules son lugares de acopio de material reciclable, los cuales están  impulsados por la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores (FACCyR) y el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE). Las campañas de reciclado centradas exclusivamente en lo ambiental, se identifican con el color verde. El “Punto Azul” surge de la necesidad de incorporar la dimensión social, apuntando al reconocimiento de quienes viven de esta actividad. Se busca así visibilizar a los cartoneros como trabajadores y aportar a la economía de sus familias, involucrando a la comunidad en la separación en origen y la recuperación de materiales reciclables.

El proyecto de Puntos Azules surge por primera vez en La Plata en el año 2016, a través de la Cooperativa de Trabajo “Recicladores Unidos Limitada”. El objetivo del proyecto es poder instalar los Puntos Azules en instituciones educativas, culturales y comerciales (espacios donde concurra una importante cantidad de personas y/o generen una gran cantidad de residuos) y que la recolección y gestión de estos residuos esté a cargo de las cooperativas cartoneras.

Uno de los mayores logros del proyecto en la ciudad de La Plata fue el establecimiento de un contrato entre la FACCYR (Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores) y la Universidad Nacional de La Plata, donde se logró implementar un Sistema de Gestión Social del Reciclado en las 17 facultades que la integran. En este proyecto no solo se llevó a cabo la instalación de Puntos Azules en las diferentes facultades, sino que las Promotoras Ambientales fueron las encargadas de realizar la educación ambiental necesaria para la correcta utilización de los mismos y para generar conciencia socioambiental en la comunidad universitaria. Una cuestión importante de este proyecto es el reconocimiento de la universidad hacia la Cooperativa como prestadora de servicio, este reconocimiento se tradujo en un estipendio mensual hacia la cooperativa por prestar el servicio de retirar los reciclables de la universidad semanalmente.  También el proyecto se implementó en diferentes escuelas de La Plata.

Otro logro importante del proyecto en La Plata, fue la firma de un convenio entre la Cooperativa de Trabajo “Recicladores Unidos Limitada” y la Federación Empresarial de La Plata (FELP). Esta Federación, que nuclea a representantes de Centros Comerciales y Cámaras Sectoriales, se comprometió a impulsar el programa de Puntos Azules en comercios.

 

En la ciudad de Tandil también se replicó la experiencia de los Puntos Azules. Durante el 2018 se llevó adelante el Proyecto “Puntos Azules para el reciclaje inclusivo y la educación integral”, a partir del cual se instaló en primer Punto Azul en la ciudad en el espacio de la Ludoteca municipal. Se eligió este espacio por su cercanía con la escuela con la que se trabajó en el proyecto, la Escuela Secundaria Nº 18. Durante el proyecto, las promotoras ambientales de la Cooperativa de Recuperadores Urbanos de Tandil realizaron diversas charlas en la escuela. Además, se realizó el trabajo de timbreo a vecinos en conjunto entre las promotoras y alumnos de la escuela. 

A continuación, les dejamos una nota de un diario (de lectura opcional) sobre las promotoras ambientales en las escuelas y los Puntos Azules en la ciudad de Tandil:

 

https://www.eleco.com.ar/la-ciudad/las-promotoras-ambientales-siguen-fomentando-la-educacion-la-conciencia-social-y-la-inclusion/

Puntos Azules en el Campus Universitario de Tandil

Por otro lado, durante el 2019 se llevó a cabo un proyecto en conjunto con la Facultad de Ciencias Humanas de la UNICEN y la Cooperativa, para la instalación de Puntos Azules en la facultad. Durante el proyecto, las promotoras ambientales realizaron la construcción manual de puntos azules los cuales fueron entregados a la facultad. Durante todo el año 2019, se sostuvieron los Puntos Azules, donde se hicieron retiros periódicos de material, charlas de educación socioambiental por parte de las promotoras y jornadas de recuperación de materiales abiertas a toda la universidad. Este trabajo permitió recolectar aproximadamente una tonelada de material reciclable. 

Un hermoso testimonio de esta experiencia (nada trivial, para ninguno de lxs actores involicradxs) quedó registrado en la siguiente entrevista realizada a Promotoras en el canal local ECO TV.

 

Otra experiencia llevada adelante en el 2019 por la Cooperativa de Recuperadores Urbanos de Tandil fue la de “Puntos Azules en los Barrios”. Esto consistió en un Punto Azul itinerante con el cual, aproximadamente cada 15 días, las promotoras ambientales se acercaron al barrio Procrear de la ciudad (con previa difusión del día y la hora). Además, realizaron el timbreo por el barrio, informando a los vecinos y vecinas del programa y explicando la importancia de la separación en origen de los residuos. 

Uno de los mayores desafíos del programa de Puntos Azules es poder conseguir convenios y contratos por parte de instituciones, organismos y empresas. Actualmente en la ciudad de Tandil todo se hace a pulmón, lo que hace muy difícil la continuidad en el tiempo de este programa. Entonces se hace necesario por un lado, el reconocimiento estatal de estas tareas. Pero por otro lado, es necesario que las instituciones y empresas que generan grandes cantidades de residuos se hagan responsables de los mismos. Es necesario que el  ejemplo del contrato de la Universidad Nacional de la Plata a las cooperativas cartoneras como prestadoras de servicio público se replique en diferentes empresas e instituciones. Pero actualmente, en muy pocos puntos del país existen políticas claras que exijan a los grandes generadores de residuos a hacerse cargo de los mismos. 

En conclusión, para que los programas de Promotoras Ambientales y Puntos Azules avancen, se hace necesario, por un lado, la implementación de políticas públicas de Gestión Social del reciclado y el reconocimiento estatal de este servicio y por otro, legislación en materia de residuos que exija a los grandes generadores a hacerse cargo de los residuos que generan y a las cooperativas cartoneras como las fundamentales para prestar estos servicios. 

5.6 Comentarios

Usá este espacio para compartir tus reflexiones y respuestas con tus compañeros.